Relme: buscando otra visión para el srm

La relme ha sido un espacio en el que hemos estado desde hace algunos años. Ha sido un espacio de encuentro y difusión del Seminario Repensar las Matemáticas, pero también para dar a conocer los resultados de investigación que hemos obtenido a partir de nuestro trabajo en él. Desde hace ya muchos años hemos mantenido una presencia constante de la riieeme y la Reunión Latinoamericana de este año, no fue la excepción.

Esta vez en Colombia, saludamos y reencontramos a personas que se consideran parte del srm. Nos encontramos con Walter y Jhony, así como con diversos invitados que han estado en nuestro seminario. Jhony nos hizo propuestas de nuevos invitados y de participaciones en las que él puede estar involucrado, para él, el srm ya es suyo. Marcela Parraguez nos dijo que ella, o sus colaboradores, están en la mejor disposición de volver al srm con la investigación de ella que nos guste (y yo pensé que sus colaboradores ¡podrían ser dialogantes docentes¡). En ColombiaRepartimos los libros que Liliana nos dio y convivimos con mucha gente que se portó muy abierta y dispuesta a colaborar en el srm. Incluso tuvimos que cambiar los destinatarios del libro para dárselos a personas más lejanas a nosotros que estaban interesados en él (tenemos evidencia, léase ‘fotos’, de que no nos quedamos con ellos). También hicimos exposiciones de nuestro trabajo alrededor del srm. Tanto José Luis como Claudia llevaron una ponencia y un póster cada uno, pero también participaron en una conferencia especial a la que nos invitó Javier Lezama. Yo sólo llevé una ponencia sobre el srm y es en lo que me quiero explayar esperando que José Luis y Claudia platiquen su propia experiencia en sus respectivas participaciones.

La ponencia en la que yo fui coautora, Amaranta y Liliana son las otras autoras, giraba alrededor del análisis de la sesión 60 y para nosotras fue todo un reto: Nos dimos cuenta que un gran problema al que nos hemos enfrentado como riieeme es cómo investigar alrededor de nuestro gran proyecto, el Seminario Repensar las Matemáticas, sin que nuestra investigación sea la investigación del investigador invitado, pero que al mismo tiempo tome en cuenta los resultados de la investigación que se aborda. Después de algunas reuniones Liliana, Amaranta y yo acordamos que nuestro cuestionamiento principal debía retomar el principal objetivo del srm: ¿Cómo ocurre la vinculación entre la investigación en matemática educativa y la docencia en matemáticas en el srm? Sin embargo es un propósito demasiado amplio, tuvimos que desglosarlo en pequeñas y diminutas preguntas que pudieran aterrizar en cómo ocurrió esa vinculación en la sesión 60. Aun así, restringiéndonos a una sola sesión, el objetivo nos seguía quedando grande. Analizamos las partes en que se divide el diálogo de cada sesión y nos propusimos analizar en qué enfatiza el diálogo dirigido (llamamos así al diálogo establecido durante la videoconferencia para distinguirlo del resto de las partes que conforman toda una sesión) clasificando los argumentos y comentarios que se pusieron en juego en (1) creencias o actitudes, (2) contenido del área específica, (3) conocimiento pedagógico de las prácticas de enseñanza y (4) las estrategias o métodos para adaptar las prácticas. Nuestras conclusiones se enfocaron a la forma en que, con base en nuestra planeación, la intervención del investigador y algunas intervenciones de docentes, afloran esas 4 dimensiones en el diálogo entre el investigador y los docentes y cómo se vinculan entre sí. Y esto que escribo en unos cuantos renglones, y que ahora me parece un sencillo, nos llevó mucho tiempo definirlo. Escribimos el resumen y enviamos nuestra participación antes de tenerlo totalmente claro (aún creo que no lo tenemos lo suficientemente concreto, pero lo estamos trabajando).

¿Cómo fue la exposición? La presentación de nuestra ponencia era la última del bloque al que se asignó. Yo tenía interés en asistir a otra ponencia que se presentaría en otro bloque, así que avisé al moderador de mi bloque que estaría en otro salón, pero que yo llegaría a tiempo para estar en la segunda de las ponencias (los bloques eran de 3 ponencias). Cuando regresé a mi bloque, me encontré con un salón casi vacío donde sólo estaba el moderador del bloque, esperándome, con José Luis, Claudia y Armando de público. Me dijo que si quería podía comenzar a exponer y así lo hice. Sentía que no había demasiado que decirles a ellos, así que mi exposición se convirtió en un ejercicio de retórica (en el que sentía que estaba fracasando), pero al poco rato, comenzó a llegar gente. Me di cuenta que venían explícitamente a mi exposición, así que comencé de nuevo. Al poco rato llegó más y más gente, pero yo ya no podía empezar de nuevo, así que sólo recapitulé un poco para que se comprendiera sin el principio. Traté de que la exposición fuera corta, pero junto con las preguntas, me tomé el tiempo de dos ponencias (demasiado larga, digo yo). En lo particular, desde que Amaranta, Liliana y yo terminamos de organizar las ideas en PowerPoint, me sentí muy contenta con los resultados que habíamos obtenido con el análisis, porque por fin habíamos podido enfocarnos a un propio objetivo de investigación, pero las preguntas después de la exposición estuvieron más dirigidas a la temática de la sesión misma: cómo incorporar tecnología, a la metodología acodesa, cómo se construye conocimiento significativo a través de la tecnología, etc. Me di cuenta que el título de la ponencia: “Incorporación de las Tic en la enseñanza de las matemáticas: Un diálogo entre la investigación educativa y la docencia” si bien es cierto había resultado muy atractivo, supongo que fue el motivo de tener tanto público, no reflejaba los objetivos de nuestra intención investigativa, sino (nuevamente) los del investigador invitado. Una pregunta en particular sí iba dirigida al análisis: cuestionaron si “la falta de recursos en una escuela como motivo para no usar tecnología en el salón de clases” era una creencia o un hecho, –porque si no hay tecnología, ¿cómo la van a usar?-, sin embargo más bien sentí a un profesor a la defensiva y por tanto su misma pregunta me confirmó esa afirmación como una creencia. Mi respuesta fue invitarlo a ver la sesión para que Hitt respondiera a ese respecto, así como a informarle que desde nuestro marco sí era una creencia. Al final de la ponencia, muchos fueron los que me pidieron la dirección de la página, adonde dirigirse para obtener información y me (nos) felicitaron por el trabajo en el srm. Sin embargo, una persona me comentó más personalmente algo que me dejó pensativa: “El srm en sí mismo es tan grande que opaca la investigación que ustedes puedan hacer sobre él. Siempre va a ser más atractivo lo que él pueda aportar, que los resultados de investigación que ustedes obtengan a partir de él”. No supe si alegrarme o entristecerme por ese comentario. Lo cierto es que estaba más contenta con nuestro trabajo e investigación antes de la ponencia que después de ella. Me dio la impresión de que si Amaranta, Liliana y yo hubiéramos sido más cuidadosas con el título y hubiéramos tratado de reflejar más lo que queríamos mostrar (la investigación y no una sesión del srm), probablemente la ponencia habría durado 10 minutos con José Luis, Claudia y Armando como única audiencia, pero al menos ellos no hubiéramos generado otras expectativas. No cabe duda que, como riieeme, tenemos un gran reto ante nosotros.

Anuncios

Acerca de Blanca

Soy yo y todas mis confusas personalidades.
Galería | Esta entrada fue publicada en Congresos, Los Repensares. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s