Dulce María

Dulce María González falleció el 11 de julio de este año, hace unos cuantos días. Debo confesar que yo no conocía más que su narrativa periodística, pero las consecuencias de su muerte en los que quedamos vivos es que se difunde su trabajo con mayor fuerza. Hoy leí sobre esta narradora regiomontana y me gustó mucho este verso que trascribo y que habla sobre la lectura.

FecundidadLo perdido

La mujer envejecía en el polvo de la biblioteca
su alma de niña entre almenas frente al mar
llegaban los barcos cargados de ultramarinos
y ella tocaba el mundo:
eran brisa las arcas, los cajones
las almohadas de raso y sábanas de Holanda
sus manos como semillas húmedas
germinado al sol.

 

Hoy tengo ganas de volar sin salir de casa, hoy leeré poesía.

Anuncios

Acerca de Blanca

Soy yo y todas mis confusas personalidades.
Galería | Esta entrada fue publicada en Cosas de la vida, Libros. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s